Sin duda, el esfuerzo de las empresas y organizaciones para integrar la sostenibilidad entre sus objetivos sigue dando pequeños pasos en la Unión Europea, siendo cada vez más común la aparición de titulares relacionados con medidas adoptadas desde el ámbito privado y público enfocadas a disminuir el impacto climático y la huella ambiental de pequeñas y grandes organizaciones.

Desde el proyecto LIFE FOREST CO2, continuamos trabajando para lograr nuestra meta de implicar a las organizaciones de los sectores no regulados o difusos (Sector No EU-ETS) en la mitigación del cambio climático y fomentar simultáneamente el desarrollo de las bioeconomía en el medio rural y forestal. Esta meta cada vez se encuentra más cerca para los socios del proyecto, al haber alcanzado durante el mes de julio la cifra de 20 organizaciones adscritas para la puesta en marcha de medidas voluntarias de mitigación.

Concretamente, tres nuevas organizaciones con base en la Comunidad Autónoma de Castilla y León se han adherido al proyecto LIFE FOREST CO2 a través de Fundación Cesefor (beneficiario asociado del proyecto), con el compromiso de trabajar mano a mano para la puesta en marcha de procedimientos de cálculo y reducción de huella de carbono, así como para la implementación de actuaciones de compensación a través de sumideros de carbono.

La primera de estas organizaciones es GambaFresh, empresa del sector agroalimentario con sede en Burgos, dedicada a la elaboración y comercialización de langostinos y otros productos del mar y que cuenta con prestigio reconocido en el sector. GambaFresh refuerza a través del acuerdo de colaboración su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa, fundamentada en el compromiso de la empresa con la sociedad.

Plásticos ABC, perteneciente a la matriz empresarial del grupo Internacional ABC, es otra de las empresas recientemente comprometidas con LIFE FOREST CO2. Esta empresa global Tier 1 de plásticos para recambios de automóvil, apuesta desde su centro de distribución en la provincia de Soria por tomar la iniciativa frente al cambio climático a través de futuras actuaciones enfocadas a reducir su intensidad de huella de carbono.

Finalmente, también damos la bienvenida a Maderas Hijos de Tomás Martín, una empresa maderera con una trayectoria que abarca 75 años, que desde principios de esta década desarrolla su actividad de forma paralela al desarrollo sostenible, enfocada a la puesta en valor de la biomasa y otros subproductos forestales y la optimización de los procesos para un mayor aprovechamiento de los recursos madereros. A través de la adhesión a LIFE FOREST CO2, Hijos de Tomás Martín, no sólo refuerza su estrategia de gestión forestal sostenible, ya que además, como empresa de los sectores difusos, también sumará esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.