La lucha contra el cambio climático es uno de los objetivos del Programa de Transformación del Paisaje del Ministerio del Medio Ambiente del gobierno portugués. Para contribuir a ello, hará que los propietarios de espacios forestales se comprometan a cuidar adecuadamente sus terrenos forestales al menos durante 20 años a través de un contrato, compensándolos económicamente con hasta 150 ha/año, con el objetivo de incrementar la absorción de carbono.

Dado que la mayoría de los bosques en Portugal son de propiedad privada, el gobierno de Portugal sugiere con esta medida, que dichos montes sean conservados mediante buenas prácticas forestales, reemplazando áreas ocupadas por eucalipto por la introducción de especies que logren una mayor absorción de carbono. Con ello, se logrará, además, crear bosques más resistentes al fuego, con discontinuidades que eviten la propagación de grandes incendios.

Será un programa obligatorio, en el cual los propietarios de espacios forestales que no estén dispuestos a cuidar de sus árboles, deberán ceder sus tierras al Estado con el fin de evitar su abandono y/o deterioro,

El Gobierno portugués considera una prioridad la lucha contra el cambio climático. Mejorar la absorción de carbono por medio de los sistemas forestales es valorado como un aspecto de importancia prioritaria.

Aunque esta medida propuesta por el gobierno de Portugal es muy reciente, con gran incertidumbre respecto al compromiso técnico y la cual requerirá de grandes acuerdos entre las diferentes partes involucradas; supone una bocanada de aire fresco tanto para los propietarios portugueses de estos espacios forestales como para otros países que puedan tomar ejemplo de esta iniciativa.

Se trata de una política forestal novedosa, muy aplaudida por el sector forestal, el cual espera políticas y planificaciones que pongan en valor los créditos de CO2 que se generan a partir del sumidero forestal.

Así, el sector forestal (tanto propietarios como gestores) se anima con decisiones como la de Portugal, y muestra que está preparado para contribuir con sus montes a la mitigación del Cambio Climático, tal y como puede leerse en comentarios de redes sociales.  

A través del proyecto LIFE FOREST CO2 se han desarrollado tablas de contabilidad de secuestro de carbono, y con la puesta en marcha de la actual normativa europea (Reglamentos 841/2018, el Reglamento 842/2018, Decisiones 528/2013, etc.), se ofrece un soporte de indudable valor para la puesta en marcha de contabilidades de carbono rigurosas.

Por ello podemos afirmar que el sector forestal está preparado, sensibilizado y considera que sus bosques contribuirán a la mitigación del cambio climático.