El consorcio de beneficiarios del proyecto LIFE FOREST CO2 está de enhorabuena, ya que ha sido aprobada una prórroga que permitirá al conjunto de socios lograr los objetivos propuestos para el proyecto, que arrancó en enero de 2016.

Muchos han sido los logros obtenidos en estos cinco años, entre los que se encuentran la modelización del impacto de la selvicultura en el stock de carbono de masas forestales de Pinus halepensis y Pinus pinaster, la adhesión de 82 organizaciones para la reducción y compensación de la huella de carbono, o la aplicación de prácticas de Gestión Forestal Sostenible en más de 1.100 hectáreas de bosques públicos y privados, con un secuestro estimado de casi 1.000 toneladas de CO2 de la atmósfera. No obstante, la incidencia de la pandemia ocasionada por la COVID-19, y sus devastadoras consecuencias han impedido alcanzar con éxito la totalidad de objetivos inicialmente propuestos.

Por este motivo, el conjunto de socios, capitaneado por la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia, y con la aprobación de los socios beneficiarios, conformados por Ingeniería del Entorno Natural (IDEN), la Universidad de Córdoba (UCO), AGRESTA S.COOP, CESEFOR, la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio de la Xunta de Galicia y el Centre National de la Propriété Forestière (CNPF), ha solicitado una ampliación (inicialmente estaba programado para su fin en diciembre de 2019, y se extendió hasta diciembre de 2020) hasta junio de 2021.

Sin duda, grandes noticias. ya que este tiempo adicional concedido por la Comisión Europea permitirá a los socios del proyecto lograr una mayor incidencia en el sector empresarial, difundir y poner en marcha las herramientas para garantizar la implantación de las lecciones aprendidas a largo plazo, así como establecer las bases para mantener a largo plazo los resultados obtenidos.