Hoy, como cada 21 de marzo desde el año 2012, es el Día Internacional de los Bosques, día en el que la comunidad internacional aprovecha para rendir homenaje a la diversidad de bosques de nuestro planeta, que tantos servicios indispensables nos proporcionan, así como para crear conciencia sobre su importancia y la necesidad de su conservación.

Este año, la temática escogida para acompañar la celebración es “Los bosques y la energía”, a través de la que se pretende dar a conocer la importancia y los impactos positivos derivados del uso de la dendroenergía o energía derivada de productos forestales en el mundo. Entre las cifras que la FAO ofrece, resulta especialmente interesante conocer que el 40% de la energía renovable del mundo procede del bosque, que casi 900 millones de personas se dedican laboralmente al sector de la energía de origen forestal, o que a escala mundial, los bosques albergan un contenido energético que equivale a unas 10 veces el consumo mundial anual de energía primaria.

Desde el proyecto LIFE FOREST CO2, en el que se trabaja para impulsar la gestión sostenible de los bosques desde una perspectiva de mitigación del cambio climático, nos sumamos a la celebración de este día, pues potenciar estos reservorios de carbono es vital en la lucha frente al cambio climático, y su conservación y manejo son fundamentales para lograr un futuro sostenible en el marco de una economía verde.