El proyecto LIFE FOREST CO2 se encuentra en su fase final, y por ello continúa incentivando a empresas y organizaciones de los sectores difusos a que conozcan mejor su impacto o huella climática, así como opciones y medidas basadas en buenas prácticas, la tecnología y la naturaleza para la reducción y mitigación de su impacto.  El pasado día 23 de julio de 2020 el proyecto LIFE FOREST CO2 contó con la adhesión de la Finca Torrecillas.

La Finca Torrecillas, una finca con cinco siglos de historia ubicada dentro del Espacio Natural Protegido y El Valle, a medio camino entre las ciudades de Murcia y Cartagena. Cuenta con tierras de secano que mezclan bancales de cultivo con el bosque mediterráneo, así como con la novedosa introducción de la trufa del desierto un cultivo innovador, orgánico y con un mercado en expansión por delante.

Su apuesta por este producto supone la búsqueda de alternativas agrícolas adaptadas a las condiciones climáticas que padece la Región de Murcia. El potencial es enorme ya que hará a la Región de Murcia pionera en el cultivo de este producto, de alto valor añadido, a nivel nacional e internacional.

La firma de un acuerdo de adhesión al proyecto LIFE FOREST CO2 por parte de la Finca Torrecillas es de gran interés debido a su implicación en la búsqueda de soluciones y alternativas en la lucha contra cambio climático.

Por ello se compromete a trabajar para calcular su huella de carbono, estudiar las medidas óptimas para lograr reducción de emisiones, y establecer una plantación forestal destinada a compensar las emisiones de Gases de Efecto Invernadero.

La jornada fue todo un éxito gracias a que tanto Miguel Chamón (coordinador del proyecto LIFE FOREST CO2) como Paco de Lara (propietario de la Finca Torrecillas) pusieron en común ideas, intereses y objetivos necesarios para conseguir grandes progresos en la lucha contra el cambio climático.